Sport – Cuba – Deporte
Calendar
April 2020
M T W T F S S
« Mar    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
Gracias – Thank you
Please contribute to the cost of our servers. Thank you.

Emilio Sosa Martín

Mejores peloteros cubanos en Series Nacionales: jardín central

Javier Méndez.

Continuamos con la selección de los mejores tres peloteros por posición que han pasado por las 59 Series Nacionales jugadas en Cuba, una vez eliminada la Liga Profesional. Después de darles nuestro voto a receptores, inicialistas, camareros, antesalistas, torpederos y defensores del jardín izquierdo, hoy llega el turno de la pradera central.

Algo clave en la confección de un equipo de béisbol es contar con un jardinero que tenga herramientas por encima de la media, para patrullar el medio del campo. Buenas manos, velocidad de piernas y fuerza en el brazo, capacidad para estudiar al contrario en busca de una mejor posición en el terreno, certeza en el tiro, y además ser un buen bateador, son los elementos más importantes a la hora de valorar la calidad de un pelotero que se desempeñe en una posición tan vital.

En la vasta historia de la pelota cubana han existido múltiples jugadores que cumplen con estos requisitos. Escoger solo tres es un reto que, como ha ido sucediendo con nuestras elecciones anteriores, generará polémicas y descontentos en algunos aficionados, porque la verdad absoluta no la tiene nadie en sus manos y el impacto que dejaron estas figuras en sus años nunca será el mismo en cada uno de nosotros, por razones obvias. Aquí van, pues, los centerfielders.

Víctor Mesa, explosividad y espectáculo

Por muchas diferencias que tengamos y por muy distintos que sean los intereses y las pasiones provinciales, la gran mayoría de los amantes de la pelota en Cuba estarán de acuerdo en que no ha existido jamás un jardinero central en el país como Víctor Mesa.

Pocas veces se han reunido en una sola persona tantas cualidades para jugar al béisbol. Explosividad, rapidez, tacto y fuerza son solo algunos rasgos distintivos de este pelotero que marcó a toda una generación por su forma de comportarse dentro del terreno de juego.

Líder natural, se las ingenió para arrastrar multitudes hasta el último día que se paró en una caja de bateo. Sus jugadas espectaculares atrapando pelotas dentro y fuera de los límites del terreno serán recordadas a través del tiempo, y su impronta —tanto con el uniforme de Villa Clara como con el del equipo Cuba— es una de las más fuertes jamás dejadas por cualquier jugador de esa o de cualquier otra posición.

En 19 temporadas, Mesa lideró el departamento de bases robadas en 14 ocasiones, cuatro veces dominó las carreras anotadas, y también tuvo el privilegio de producir más dobles e imparables que nadie en tres campeonatos diferentes.

Dejó en los archivos un promedio histórico de .318 (6.834-2.171), con 273 cuadrangulares y 1.174 carreras remolcadas en campañas nacionales. Durante 15 años fue el dueño indiscutido de su posición en el equipo nacional, bateando en eventos foráneos para .370 (675-251), con 33 jonrones y 183 impulsadas.

En sus vitrinas, el de Las Villas exhibe las medallas de oro en todos los torneos regionales organizados por la IBAF, incluidos los Juegos Olímpicos de Barcelona-92, donde fue líder en promedio ofensivo y carreras empujadas

Al momento de su retiro, Mesa estaba entre los diez primeros en Series Nacionales en la mayoría de los acápites ofensivos. En su última competencia con la selección nacional (Juegos Panamericanos de 1995), comandó a los bateadores (.394) y fue el que más remolcó (16).

Javier Méndez, elegancia y prestigio

"El zurdo de oro" de Industriales fue otro de esos peloteros espectaculares que llenaba estadios en Cuba. Su forma elegante de fildear bolas en la pradera central, con un "guantazo", levantaba al público de sus asientos en cada atrapada.

Disciplinado, trabajador y entregado a la causa de los equipos donde militó, Méndez no fue segundo de nadie con el bate en ristre, ocupando casi siempre el tercer turno en la alineación de los conjuntos capitalinos en Series Nacionales y Selectivas.

Luchando siempre contra las lesiones, se mantuvo durante 22 campañas dando lo mejor de sí en cada desafío. Su promedio histórico de .327, con 191 vuelacercas y las 1.174 carreras impulsadas, habla por sí solo de su calidad y constancia en los clásicos nacionales.

El cuatro veces campeón nacional se retiró por todo lo alto, disparando 19 jonrones, promediando para .327 y remolcando 92 carreras (récord en su momento), para ser seleccionado el jugador más valioso de aquel, su último campeonato.

Méndez integró cinco veces la selección nacional. Obtuvo la medalla de plata en las olimpiadas de Sidney-2000, y si no tuvo ese privilegio en más ocasiones fue debido a sus continuas lesiones en el campo de juego.

José “Pepito” Estrada, rapidez y productividad

Pocos jardineros centrales en Cuba han podido cubrir tanto terreno como Pepito Estrada. Muy rápido de piernas, hacía fácil las jugadas difíciles, y sin mucha espectacularidad, siempre mantuvo protegido al máximo su territorio en los equipos matanceros y en la selección nacional.

Primer bate por excelencia, con poder ocasional, Estrada jugó durante 18 años en Series Nacionales, dejando un promedio ofensivo de .316, con 1.140 carreras anotadas y 337 bases estafadas, además de 127 jonrones.

Poco mediático y de carácter tímido, el matancero fue de esos peloteros silenciosos que cumplían a cabalidad con su tarea, imprescindible en los conjuntos en que militó.

Fue dos veces campeón nacional con Henequeneros y obtuvo un título de bateo durante su carrera. Vistiendo los colores del equipo Cuba durante varios años, fue medallista en Juegos Centroamericanos y Panamericanos, en tres campeonatos mundiales y en dos olimpiadas.

Continue reading

Mejores peloteros cubanos en Series Nacionales: jardín izquierdo

Lourdes Gurriel.

Continuamos la serie de trabajos seleccionando a los mejores tres peloteros por posición que han participado en los campeonatos cubanos desde la eliminación del profesionalismo en la Isla, en 1962.

Una vez elegidos los receptores y los jugadores de cuadro (inicialistas, camareros, antesalistas y torpederos), toca el turno de los defensores de las praderas, específicamente los de la banda izquierda, posición minada de bateadores que complican en gran medida la elección de apenas un trío de ellos.

Bienvenida la polémica.

Frederich Cepeda, enfoque y disciplina

Tras 22 Series Nacionales, "El gallo mayor" aún se mantiene activo, y desde ya es considerado por muchos como el mejor exponente en esta posición que ha pasado por campeonatos nacionales. Sus estadísticas lo confirman.

Siempre enfocado en su trabajo, el ambidextro por excelencia de la pelota cubana es un profesional probado de la gorra a los spikes. Con una disciplina envidiable en el cajón de bateo, que le ha permitido recibir 1.733 bases por bolas durante su carrera, es el jardinero izquierdo de mejor promedio ofensivo, con.333, producto de 2.056 indiscutibles en 6.176 turnos oficiales al bate.

Pero no solo su tacto ha sido una herramienta que le ha permitido transcender en el tiempo. En la recién finalizada campaña, disparó 20 bambinazos, para arribar a los 317 de por vida y colocarse en el sexto puesto de los mayores jonroneros en Series Nacionales, además de entre los diez primeros en total de bases recorridas.

Cepeda ha sido un fijo imprescindible en los equipos nacionales durante su carrera, destacando su oro olímpico en Atenas-04 y su tremenda productividad en los tres Clásicos Mundiales, siendo elegido en 2017 para el conjunto Todos Estrellas de estas citas, al liderarlas en jonrones, empujadas, anotadas, imparables y dobles.

"El gallo mayor" será recordado, además, como el héroe del último partido de la Serie del Caribe, donde la selección nacional se tituló campeona contra los Caribes de Anzoátegui, tras una ausencia de más de 50 años en estos eventos regionales.

Lourdes Gurriel, productividad y sangre fría

Veinte años se mantuvo Gurriel rindiendo al máximo nivel en cuanto campeonato participó, sobre todo en clásicos internacionales. De sangre fría en el terreno de juego, demostró en varias ocasiones su efectividad bajo grandes presiones, al punto de ser catalogado como "el hombre de los grandes momentos".

Memorables fueron sus dos batazos de vuelta entera en el Mundial de Parma-88 contra un fuerte equipo de Estados Unidos, para igualar las acciones en la novena entrada, primero en la etapa clasificatoria, y luego en el partido por la medalla de oro, este último clasificado por la mayoría de los aficionados como uno de los jonrones más emocionantes en la historia de la pelota en Cuba.

Sembrado en los equipos nacionales entre 1980 y 1995, Gurriel se despidió en los Juegos Panamericanos de ese año promediando .464 y llevándose el liderato de bateo, a la edad de 38 años.

Con su equipo de Sancti Spíritus en el campeonato nacional y con Las Villas en Series Selectivas, Gurriel compiló un excelente promedio ofensivo de .323 (6.263-2.026), disparó 247 cuadrangulares y empujó 1.077 carreras, para asegurarse un puesto de lujo en cualquier listado donde mencionen a los mejores peloteros cubanos de todos los tiempos.

Lázaro Junco, poder y poder

A palo limpio, este moreno de figura impresionante se gana el último voto de esta selección. Desechado muchas veces a la hora de confeccionar equipos nacionales, quien sabe bajo qué argumentos, el otrora cuarto bate de equipos matanceros no paró de sacar pelotas del parque hasta el momento de su retiro forzado de las Series Nacionales.

Junco fue el primer pelotero cubano en arribar a la marca de 400 jonrones (405). Durante sus 18 años de carrera ininterrumpida, fue seis veces máximo jonronero, una vez líder en triples, y en tres ocasiones el que más carreras remolcó, acumulando en su currículo varios Juegos de Estrellas y la distinción de mejor jardinero izquierdo.

Terminó con un promedio de bateo de .284 (5.780-1.641), empujó 1.180 carreras, y compiló un slugging de .551, el segundo mejor de su posición.

En las pocas oportunidades que tuvo con la selección nacional, Junco se lució al máximo. Elegido dos veces mejor jardinero izquierdo en los torneos José A. Huelga, se llevó la triple corona en uno de ellos. Fue campeón de la Copa Intercontinental de Barcelona-91, del torneo Meteoro de la Confraternidad y del mundial de 1984, liderando en estos dos últimos los cuadrangulares y las impulsadas. Además, resultó el jugador más útil y el mejor defensor de su posición en sus únicos Juegos Panamericanos.

Continue reading

Mejores peloteros cubanos en Series Nacionales: tercera base

Pedro José Rodríguez.

Después de elegir a los tres mejores peloteros cubanos en Series Nacionales en la receptoría y las dos primeras almohadillas (inicialistas y camareros), le toca el turno a la esquina caliente, posición donde en todas las épocas han abundado jugadores de alto calibre, y donde quizás se encuentren los dos más grandes peloteros que han pasado por sus 59 campeonatos.

La polémica siempre existirá cuando se hacen este tipo de listados, pero a nuestro juicio, estos tres "fuera de liga" resultaron referentes indiscutibles en su tiempo, y marcaron pautas difíciles de superar entre los peloteros de sus generaciones.

Omar Linares, perfección y productividad

Las opiniones convergen. "El Niño" (llamado así por la temprana edad con la que comenzó en los clásicos nacionales) es el mejor pelotero que ha dado Cuba desde que el béisbol profesional fue eliminado en la Isla.

Dueño de las cinco herramientas que se necesitan para jugar un béisbol de altos quilates, Linares sentó cátedra desde su llegada, al punto de convertirse en titular de la selección nacional con solo 18 años, privilegio que mantuvo hasta el momento de su retiro, 20 temporadas más tarde.

Linares logró lo que nadie ha podido hacer en ninguna liga del mundo: batear sobre .300 de promedio durante 15 campañas consecutivas, incluyendo ocho de ellas por encima de los .400, lo que lo convirtió en el bateador más temido de su época.

Cuatro veces campeón de bateo y líder histórico en promedio ofensivo con un escandaloso average de .368, disparó 404 jonrones, cuatro de ellos en un mismo partido. Ostenta además otros récords en Series Nacionales, y fue el único jugador que ha podido conectar tres bambinazos en un partido en la historia de los Juegos Olímpicos.

En sus vitrinas exhibe cinco títulos nacionales, cuatro en selectivas, dos olímpicos, seis mundiales, seis en copas intercontinentales, cuatro panamericanos y cuatro centroamericanos.

Yulieski Gurriel, integridad y espectáculo

Sin dudas, el mejor pelotero cubano de los últimos años en campeonatos domésticos. Llamado "El fenómeno" por los comentaristas de ESPN cuando lo vieron desempeñarse en el primer Clásico Mundial con el uniforme del equipo Cuba, marcó una época durante sus 15 temporadas en el territorio nacional, antes de marcharse a las Grandes Ligas.

"El Yuli" es otro pelotero de cinco herramientas bien definidas. Bateador de tacto y de gran poder, fue el primero en sobrepasar la marca de 200 cuadrangulares exclusivamente con bate de madera (conectó 282), y dejó un average de bateo de .337, con un excelente OPS de 1.017 a su paso por las Series Nacionales.

Clásico tercer bate en todos los equipos donde militó, incluyendo la selección nacional, fue además el jugador más seguido por los medios de prensa nacionales, por su tremendo impacto en los años que jugó en Cuba.

Su histórico cuadrangular en el primer Clásico Mundial de béisbol, para evitar la eliminación ante el elenco de Panamá, propició que el equipo nacional tuviera uno de los mejores resultados de por vida en este deporte, al terminar en el segundo puesto, para sorpresa de muchos especialistas.

Si Gurriel no pudo atesorar más títulos en su currículo, fue porque le tocó jugar en una era de crisis del béisbol cubano, donde este perdió todas las supremacías que tenía en eventos internacionales.

Pedro José Rodríguez, fuerza e impacto

A golpe de grandes batazos se incluye "Cheito" en este listado. Llamado "El señor jonrón" por el comentarista Bobby Salamanca, nadie pudo desplazarlo de su puesto de cuarto bate en el equipo de Cienfuegos ni en la selección cubana durante sus días de esplendor.

Cheíto fue el mejor slugger de su época. Disparó 286 batazos de vuelta entera y remolcó 969 carreras en apenas 4.171 veces oficiales al plato, a pesar de jugar varias de sus 15 temporadas con el bate de madera y una pelota de baja calidad.

Fue el más joven en llegar a la cifra de 1.000 indiscutibles, y el que necesitó menos series para lograrlo, empatado con el ex torpedero Pedro Jova, implantando además un récord de cuadrangulares para su tiempo, al disparar 28 en 60 partidos en la Selectiva de 1978, y sacar 68 pelotas ese mismo año, si incluimos los eventos internacionales.

En muchas ocasiones, Cheíto decidió partidos claves con sus largos batazos, incluyendo uno contra Estados Unidos en el Mundial de Italia-78, y dos kilométricos que disparó contra el mismo equipo en la IV Copa Internacional efectuada en La Habana.

Al momento de su retiro, Cheíto era el primero en pelotazos recibidos y frecuencia de impulsadas, segundo en jonrones, cuarto en carreras remolcadas, quinto en extrabases y sexto en slugging.

Continue reading

Mejores peloteros cubanos en Series Nacionales: segunda base

Alfonso Urquiola.

Tras haber elegido a receptores e inicialistas, hoy seguimos con la selección de los tres mejores peloteros cubanos por posición a lo largo de las Series Nacionales, y es el turno de las segundas bases. Una elección difícil, dado el alto número de defensores de calidad que han existido en la Isla a lo largo de las últimas décadas.

Como hemos venido haciendo hasta ahora, el impacto que han tenido estos jugadores en la afición, sus dotes naturales, así como la durabilidad e integralidad, son los elementos que más pesan a la hora del veredicto.

Al escoger solo un trío, queda un sabor amargo al dejar fuera de esta lista a algunos que dejaron una impronta fuerte y que con su juego diario fueron capaces de mover multitudes y de desatar ovaciones prolongadas, pero estos tres fueron los más destacados.

Antonio Pacheco, liderazgo y constancia

Sin dudas, el mejor camarero que ha pasado jamás por Series Nacionales. Es el único pelotero cubano que ha integrado la selección nacional en todas las categorías, desde que hizo su debut con tan solo nueve años, mostrando desde edades tempranas rasgos de liderazgo en los colectivos donde militó.

Durante 22 temporadas en la máxima categoría, fue una bujía inspiradora para su equipo, Santiago de Cuba, llevando a la llamada "aplanadora" a conquistar varios campeonatos, sobre todo aquel de 2001 cuando, ya en el ocaso de su carrera —lesionado, en la banca—, salió de emergente con las bases llenas contra el gran Pedro Luis Lazo y conectó uno de los cuadrangulares más espectaculares de la historia del béisbol nacional.

Al momento de su retiro, "El tigre", como lo llamaban sus admiradores, era dueño del liderato en hits (2.356) y dobles (366), tercero en promedio ofensivo (.334), en carreras impulsadas (1.304), y décimo en vuelacercas (284).

A la defensa, Pacheco no fue segundo de nadie. A lo largo de su carrera participó en 1.139 dobles jugadas, cometiendo apenas 205 errores en 8.889 lances, para un excelente promedio entre camareros, de .977.

Como miembro del team Cuba, entre un sinnúmero de títulos a todos los niveles, destacan sus medallas doradas en las citas olímpicas de Barcelona-92 y Atlanta-96.

Juan Padilla, maestría y pasión

Padilla fue todo un maestro de la posición a lo largo de sus 17 campañas en el diamante. Uno de esos peloteros que hacía magia para atrapar la pelota, autor de innumerables jugadas espectaculares alrededor del segundo cojín.

Dueño de un pivoteo de lujo, de gran desplazamiento y de un fuerte brazo, fue además protagonista de un juego alegre y apasionado, uno de esos atletas que motivaban a los aficionados capitalinos a ir al estadio, convencidos de ver al menos una joya defensiva en cada desafío.

Su promedio defensivo de .978 (200 errores en 9.049 lances) es uno de los más altos en esa posición, si tenemos en cuenta a todos los que jugaron más de diez campañas en los clásicos nacionales.

Su tremenda defensa opaca quizás su dinámica ofensiva en el recuerdo de quienes disfrutaron de sus acciones en el terreno, pero el chico "maravilla" disparó 149 jonrones, remolcó 913 carreras y produjo 1.914 imparables, para terminar su carrera con un excelente average al bate de .307, demostrando su valía.

Alfonso Urquiola, inteligencia y caballerosidad

Elegante con el guante, rápido y explosivo, siempre fue un jugador muy inteligente en el campo de juego. La forma de posicionarse ante cada rival le ayudó mucho a cubrir terreno alrededor de la segunda base y a convertirse en un pelotero clave para su equipo de Pinar del Rio y para las selecciones cubanas durante las 19 Series Nacionales que jugó.

Con un promedio defensivo de .976 (158 errores en 6.640 lances) a lo largo de su vida deportiva, dejó también su firma en muchas jugadas espectaculares desde su época de juvenil con los equipos nacionales.

Dado que parte de su carrera transcurrió en la era del bate de madera y la pelota de poco bote, logró terminar con un average ofensivo de .286, con 89 bambinazos y 566 empujadas, y tuvo el privilegio de ser el líder de los bateadores en la primera Serie Selectiva, realizada en 1975.

Como camarero titular de la selección nacional, obtuvo la medalla de oro en cinco campeonatos mundiales, tres panamericanos y dos centroamericanos.

Continue reading

Mejores peloteros cubanos en Series Nacionales: primera base

Agustín Marquetti.

Tras elegir a los receptores, continuamos con la selección de los tres peloteros por posición que, a nuestro juicio, más han destacado en las Series Nacionales.

En el lapso de 60 temporadas, son muchos los cambios que han ocurrido. Diferentes tipos de bates, de pelotas, de estructuras de torneo. También la calidad ha tenido algún que otro pronunciado altibajo. Así, se hace difícil comparar estadísticas y actuar con total justeza a la hora de elegir.

Sin embargo, el impacto que tuvo cada uno de estos inicialistas en su época, y la huella que dejaron en generaciones de aficionados, son sin dudas un argumento de peso a la hora del veredicto final.

Hoy le toca el turno a los defensores de la primera base. Hablamos de una posición eminentemente ofensiva, donde a lo largo del tiempo han surgido muchas estrellas y sluggers que nos han deleitado con sus tremendas conexiones por encima de las cercas. Aquí van:

Antonio Muñoz, durabilidad y entrega

"El gigante del Escambray" fue un bateador natural, de esos que no necesitaron escuelas ni clases de técnicas beisboleras. Su impresionante rendimiento durante 24 campañas lo ubica como el único defensor del primer cojín que ha jugado más de 16.000 entradas en nuestros clásicos nacionales.

Miembro del Salón de la Fama del béisbol cubano, promedió .302 de average en 6.676 turnos oficiales al bate, disparó 370 cuadrangulares y remolcó 1.407 carreras durante su carrera deportiva.

Muñoz ganó ocho veces el liderato de jonrones y fue el primero en llegar a la cifra de 200 y 300 vuelacercas en Series Nacionales, además de ser seleccionado dos veces como Jugador Más Valioso (MVP) en campeonatos mundiales.

Al momento de su retiro, estaba al frente de casi todos los departamentos ofensivos en Series Nacionales, demostrando que no tuvo rival en la época en que le tocó jugar.

Orestes Kindelán, fuerza y concentración

Aunque "El tambor mayor" comenzó su carrera como receptor y fungió muchas veces como bateador designado, fue en la primera base donde se desempeñó más tiempo, por lo que su inclusión cabe perfectamente en este listado.

Miembro del Salón de la Fama de la pelota cubana, el santiaguero jugó 21 campeonatos ocupando casi siempre el turno de cuarto bate por el tremendo poder de sus muñecas, al punto de ser el máximo jonronero cubano de la actualidad, con 487 bambinazos, y el que más carreras ha impulsado, con 1.511, además de terminar con un excelente promedio de bateo de .313.

Kindelán tiene el récord de más jonrones en dos campañas consecutivas, al pegar 51 en 1988 (entre la Serie Nacional y la Selectiva), y 48 en 1989, para un total de 99.

"El tambor mayor" representó a Cuba en más de 20 torneos internacionales a lo largo de su carrera y tiene el privilegio de ser campeón olímpico, centroamericano, panamericano y mundial.

En el año 1989, Kindelan se adueñó de la triple corona de bateo en la Serie Nacional, así como en los dos torneos internacionales donde participó, algo que ningún otro pelotero en la historia ha podido lograr.

Agustín Marquetti, estilo y leyenda

"El toletero de Alquizar" es el autor de dos memorables cuadrangulares en la historia del béisbol cubano. El primero de ellos, en una final de Campeonato Mundial contra el equipo de Estados Unidos, y el otro, quizás el más espectacular de la historia de las Series Nacionales, para dejar al campo a los Vegueros de Pinar del Rio y darle la victoria a los Industriales en la temporada de 1986.

Dueño de un refinado estilo de bateo, a Marquetti le tocó jugar la mitad de su carrera en una época donde el bate de madera y la poca calidad de la pelota de juego mermaban los números ofensivos, pero aun así logró terminar con .288 de average de bateo (solo le faltaron 65 hits para los 2.000), conectó un total de 207 cuadrangulares, e impulsó 1.106 carreras.

El paso de Marquetti por el béisbol cubano dejó una huella que difícilmente podrán olvidar los aficionados. Al momento de colgar los spikes, se encontraba entre los primeros en varios acápites ofensivos, con 22 temporadas en el diamante, habiendo integrado la selección nacional en múltiples ocasiones, entre ellas seis campeonatos mundiales, tres panamericanos, dos centroamericanos y una copa intercontinental.

Continue reading

Mejores peloteros cubanos en Series Nacionales: receptores

Juan Castro.

Hacer un listado con los mejores deportistas de una disciplina determinada en un rango de tiempo siempre generará polémicas. Si hablamos de béisbol, las pasiones provinciales y las vivencias particulares de cada uno de los aficionados inclinarán balanzas, sin tener en cuenta muchas veces las estadísticas que dejaron los jugadores.

Hoy comenzaremos una serie de trabajos donde publicaremos, según nuestro punto de vista, los nombres de los tres mejores peloteros cubanos por posición a lo largo de 60 años de Series Nacionales, teniendo en cuenta tanto el impacto de sus carreras como la impronta que dejaron con su presencia en los terrenos.

Juan Castro, elegancia y profesionalidad

Quizás sus numeritos no asombren a muchos, pero ver a Juan Castro recibir con la mascota envíos que antes mordían la arcilla, o atrapar elevados a sus espaldas, era todo un espectáculo en el terreno de béisbol.

En algunas entrevistas, Castro ha confesado que, confiado en su tremenda capacidad para atrapar pelotas sin importar el efecto que traían, muchas veces ni siquiera pedía señas a los lanzadores. Su secreto era pasar horas y horas tumbado en el suelo atrapando pelotas de ping-pong.

Aunque durante sus 16 temporadas siempre fue un bateador discreto (.228), su defensa impecable lo colocan en este selecto grupo, gracias a un promedio de fildeo de .985, y a una media de atrapados robando de 46.8%, al sorprender a lo largo de su carrera a 330 corredores en 705 intentos.

Su elegancia detrás del plato, su inteligencia y profesionalidad probada en todos los escenarios donde participó, son bien difíciles de olvidar por todos aquellos que tuvieron el privilegio de verlo en acción.

Ariel Pestano, maestría y coraje

Con una carrera de 22 temporadas, pasó 16 de ellas vistiendo los colores del equipo nacional. Ningún otro a lo largo de la historia del béisbol cubano ha estado un período de tiempo tan largo en la nómina del equipo Cuba.

Muy respetado dentro del diamante y de carácter fuerte, Pestano poseía todas las herramientas de un buen receptor: habilidad, coraje, virtuosismo, potencia en el brazo y efectividad.

A la ofensiva, se le recordará siempre como un bateador de momentos claves. Casi en el ocaso de su carrera , su cuadrangular en los playoffs contra el favorito Matanzas, que le dio el título a sus Leopardos de Villa Clara, quedará en los archivos beisboleros como uno de los momentos más espectaculares de las Series Nacionales.

Pestano terminó con un promedio ofensivo de .287, 153 vuelacercas y 905 carreras impulsadas. A la defensa apenas cometió 57 pifias, y dejó un impresionante récord sorprendiendo en las almohadillas el 56.5% de los corredores, al eliminar a 459 de los 812 que le salieron al robo.

Pedro Medina, integralidad e inteligencia

Su existiera una estadística que recogiera en un número la integralidad, la más alta sería la de Pedro Medina. Clásico cuarto bate al sacar 221 pelotas durante 17 campañas e impulsar 869 carreras, fue puntal ofensivo de sus Industriales hasta el último día de su carrera, cuando se despidió de la afición con lágrimas en los ojos.

Su jonrón en la Copa Intercontinental de Edmonton, Canadá, en 1981, para igualar las acciones en la novena entrada contra la selección de los Estados Unidos, será recordado por varias generaciones como uno de los momentos más emocionantes de la vasta historia de la pelota cubana.

Detrás del home, no fue segundo de nadie. Inteligente y previsor, estudioso a fondo de este deporte, calzó los arreos con dignidad y si su defensa no ha trascendido a través del tiempo en la memoria de los aficionados, es solo porque su poderío al bate se robaba los titulares.

Continue reading

El mejor bateador de Cuba se queda in equipo

el pelotero cubano Yordanis Samón.

A pesar de ser líder de los bateadores de la pasada Serie Nacional de Béisbol, integrante del equipo Cuba y uno de los únicos peloteros capaces de conectar con efectividad en torneos internacionales, Yordanis Samón ha sido expulsado esta semana del equipo Industriales por decisión de los directivos de La Habana.

Unas declaraciones del jugador a un periodista de Radio Rebelde, en las que se quejó del maltrato por parte de las autoridades y la desatención recibida durante sus tres temporadas con los Leones capitalinos, desató una reacción en cadena en las redes sociales, unos días antes de dar a conocer la preselección del equipo para la próxima serie, de la cual fue excluido.

Con sus palabras, el natural de Granma "amenazó" a los dirigentes y aseguró que si otra provincia le ofrecía mejores condiciones de vida no lo pensaría dos veces para abandonar el conjunto azul, lo que provocó la ira de los aficionados y un altercado en las redes con el atleta. Este perdió la compostura y atacó de forma descompuesta, con improperios y obscenidades, justificación perfecta para su expulsión.

Samón, quien es considerado un amuleto al revés (de la mala suerte) en este mundo beisbolero, salió de su provincia natal hace cuatro años, indispuesto con la dirección de su equipo. El conjunto, empero, logró entonces coronarse campeón por primera vez en su historia, consiguiéndolo además por partida doble.

El bateador recaló en Matanzas ante un pedido de Víctor Mesa, con el afán de integrar la selección nacional que este dirigía. Logró su objetivo y, un año más tarde, siguió hasta la capital al polémico director, que tomó las riendas de los Industriales.

Después de esto, los yumurinos alcanzaron su primer cetro luego de 29 años de espera, lo que ha marcado a Samón con un estigma negativo. A pesar de su tremenda calidad con el madero, es la oveja negra de la pelota cubana.

Con 38 años cumplidos y 18 temporadas en su currículo, un promedio ofensivo de casi 350 y próximo a arribar a los 200 cuadrangulares, el novato del año de la campaña del 2003 apenas tuvo una incursión profesional en México, de donde fue despachado en solo 15 días por bajo rendimiento, y siente que está llegando el fin de su carrera sin lograr beneficios económicos, lo que ha motivado su desesperación.

Un director que lo tuvo bajo su mando y no quiso ser identificado, declaró esta semana a Swing Completo que Samón "es ese tipo de peloteros que te sientas y quieres tener en la alineación, pero luego, en varias jugadas del día a día puedes detectar cómo suele pensar más en su beneficio personal que en el equipo".

Con opiniones como esa en los pasillos, el agravante de no haber sido jamás campeón nacional y su aura de mala suerte, Yordanis Samón se ha quedado sin equipo para la venidera Serie Nacional número 60, aunque forma parte de la preselección del equipo Cuba que se prepara para el torneo de Arizona, donde tratarán de buscar el boleto para los Juegos Olímpicos de Tokio.

El hecho es insólito, ya que esta especie de "agente libre" no es común en el sistema deportivo cubano, donde los atletas no tienen representantes, ni existen contratos de compra y venta, y todos reciben un salario igual sin tener en cuenta su calidad ni el impacto que pueda tener en su equipo.

Continue reading

Estos son los retos del béisbol cubano en 2020

Partido de playoff entre Industriales y Camagüey en la finalizada temporada.

Una vez concluida la Serie Nacional, no hay descanso para el béisbol en la Isla. Mientras se efectúan los campeonatos provinciales de primera categoría, en medio de múltiples problemas que van desde la escasez de pelotas a la ausencia de transporte, los retos internacionales para esta temporada ya comienzan.

Aun en medio de las festividades por el título alcanzado, los Cocodrilos matanceros —ante la imposibilidad de asistir como equipo a la Serie del Caribe, por problemas entre la Federación Cubana y los organizadores del evento— se preparan para una serie de cuatro partidos en Nicaragua, organizada por los directivos a modo de consuelo.

A partir del próximo 14 de febrero, los discípulos de Armando Ferrer, sin más refuerzos que los obtenidos para la fase final del campeonato, enfrentarán tres veces a la selección nacional de ese país, y una vez al equipo de menores de 23 años.

Posteriormente, la primera competencia seria de este 2020 la protagonizará el elenco nacional de menores de 23 años, que bajo el mando del otrora receptor de los equipos nacionales, Eriel Sánchez, buscará uno de los tres cupos en juego para el mundial de la categoría en el Panamericano con cita en Honduras a finales de febrero.

Sin embargo, el mayor reto de la temporada lo tiene la selección nacional de mayores, que el venidero 2 de febrero comenzará sus entrenamientos de cara al pre-olímpico de Arizona, a disputarse a partir del 22 de marzo. Allí, los cubanos buscarán el ansiado boleto para las Olimpiadas de Tokio, algo que en estos momentos parece una misión imposible.

Para lograrlo, deben terminar el torneo en la primera posición de entre ocho conjuntos (Canadá, Colombia, Venezuela, EEUU, Dominicana, Puerto Rico y Nicaragua), y solo en caso de concluir en el segundo o tercer puesto, tendrían otra posibilidad, en un repechaje en la justa intercontinental de Taipéi de China unos días después, donde también se otorgará una plaza.

Ese mismo mes de abril comenzaría la Serie Nacional número 60, con una nueva estructura. Sin ser aún oficial, es casi un hecho que conservará los 16 equipos representativos de cada provincia, con un calendario de 75 partidos, playoff finales y sin refuerzos, con el objetivo de que los peloteros de los equipos que no clasifiquen a las finales puedan intervenir en una mayor cantidad de desafíos.

La gran novedad sería la creación en octubre de una Liga de Invierno, para concentrar la calidad. Se disputarían alrededor de 45 partidos, y aún se debate el sistema de competencia y los equipos participantes, de entre los que saldría el campeón que representaría al país en la Serie del Caribe de 2021.

Otros de los compromisos que tendrá el béisbol cubano este año será el tradicional tope con los universitarios norteamericanos, esta vez en La Habana, a mediados de julio, y un mes antes el regreso al torneo internacional de Holanda, de donde habían sido excluidos sin muchas explicaciones.

Lograr un pasaporte para las olimpiadas es un sueño utópico y las esperanzas de un fortalecimiento del campeonato casero no pasa de ser otra quimera, si tenemos en cuenta que se mantienen en sus puestos los mismos que la han hundido.

Los aficionados ya han hecho su parte llenando los estadios y apoyando al deporte nacional, que las autoridades han hecho caer hasta el octavo lugar del ranking mundial por primera vez en la historia.

Continue reading

Pelota cubana: ¿cuánto vale un MVP?

Yamichel Pérez, MVP de los playoffs.

Este viernes la Dirección Nacional de Béisbol hizo público el equipo "Todos Estrellas" de la recién concluida Serie Nacional número 59, así como los llamados "Guantes de Oro" y los premios especiales donde están incluidos los jugadores más valiosos de la temporada y de los playoff.

Como siempre, estos galardones generan polémicas entre los aficionados, pero esta vez toman un matiz especial ante la cercanía del Preolímpico de Arizona, torneo que puede ser la última oportunidad para Cuba de obtener un boleto para la cita estival de Tokio.

La tarea parece más que difícil, teniendo en cuenta las continuas decepciones que ha provocado la selección nacional en los eventos donde se ha presentado, con su pico más alto en la temporada que termina.

En estos meses, el equipo nacional acumula la peor actuación de la historia en los Juegos Panamericanos y el Premier 12, y ha caído hasta el lugar ocho en el Ranking Mundial, algo nunca visto desde el triunfo de la Revolución hace de 60 años.

Uno de los errores más comunes de las personas encargadas de dirigir ese deporte en la Isla (la lista es extensa), radica en la misma selección de sus jugadores, aun motivada por parámetros arcaicos, por simples simpatías particulares y hasta por su pensamiento "políticamente correcto".

Ejemplo de ello lo acabamos de ver en esta semana, cuando el tunero Yordanis Alarcón, el hombre que más impulsó carreras durante la campaña, quien además terminó el año con el segundo average ofensivo más alto y seleccionado como el jugador más valioso del campeonato (MVP), quedó excluido de la nómina de la preselección nacional y solo fue aceptado un par de días después, gracias a la presión popular y a la protesta pública de algunos periodistas especializados.

Por otra parte, Yamichel Pérez (MVP de los playoff), un lanzador espirituano que fungió como refuerzo de los campeones matanceros, quien terminó invicto (9-0) en toda la segunda etapa de la serie y le aportó a su equipo tres victorias con igual número de juegos salvados, fue catalogado como un "zurdito" por Miguel Borroto, director técnico del equipo Cuba.

Bastan estos dos ejemplos para comprender que los llamados MPV, tienen muy pocas opciones de integrar las filas del elenco nacional o, en caso de hacerlo (sobre todo el lanzador), no gozarán de protagonismo alguno.

En los listados del "Todos Estrellas" y los llamados "Guantes de Oro", tenemos muchos más ejemplos de peloteros que han destacado en la serie y no han sido convocados a la extensa preselección de 38 jugadores, algo que ha molestado a ese público que durante estos meses ha llenado los estadios.

Sin dudas, si se mantiene una mala elección de atletas para eventos internacionales, basada en patrones incomprensibles, se sigue restando valor a los jugadores que más se destacaron en el campeonato de casa, y se suma a todo esto los múltiples problemas que aquejan al béisbol cubano, el deporte nacional seguirá cayendo al vacío, irremediablemente.

El "Todos Estrellas" del campeonato

Ofensivo:
—Receptor: Yosvani Alarcón
—Primera base: Yasiel Santoya
—Segunda base: César Prieto (MTZ)
—Torpedero: Erisbel Arreuebarrena (MTZ)
—Tercera base: Yordanis Alarcón (LTU)
—Jardineros: Frederich Cepeda (IND), Yasniel González (CFG), Yusniel Ibáñez (CFG)       

Defensivo:
—Receptor: Yendrys Téllez (CMG)
—Primera base: Yasiel Santoya (MTZ)  
—Segunda base: Dainier Gálvez (MTZ)
—Torpedero: Yordan Manduley (LTU)   
—Tercera base: Dayán García (SCU)      
—Jardinero central: Eduardo Blanco (MTZ)  
—Jardinero Izquierdo: Dailer Peña (LTU)     
—Jardinero derecho: Luis González (CMG)    
—Lanzador: Carlos A. Santiesteban (SCU)    

Premios generales
—Mejor lanzador derecho: Carlos Juan Viera (LTU)
—Mejor lanzador zurdo: Yamichel Pérez (MTZ)
—Novato del año: Loidel Chapellí (CMG)
—Mejor árbitro: Jorge Niebla (MAY)
—Mejor grupo de anotación: Carlos Velázquez-Sebastián Esquivel (CMG)
—Mejor estadio: Cándido González (CMG)
—Mejor Director: Armando Ferrer (MTZ)

—Jugador más valioso de la Serie (MVP): Yordanis Alarcón (LTU)
—Jugador más valioso de los Playoff (MVP): Yamichel Pérez (MTZ)

 

Continue reading

Un epílogo agridulce

El matancero César Prieto, líder en hits en la postemporada.

Con la espectacular victoria de los Cocodrilos en los predios de un estadio Cándido González cerrado por capacidad, se puso fin a la Serie Nacional número 59 de la pelota cubana. El privilegio fue para un equipo que no levantaba el trofeo de campeón desde hace 29 años, y que jamás se había coronado con el nombre de Matanzas.

Armando Ferrer, mentor debutante, tomó las riendas y ha inscrito su nombre en los libros de récords, al ser el primero en la historia del béisbol en la Isla en llevar a un conjunto desde la última posición del torneo a la cumbre al año siguiente.

Sus retadores camagüeyanos, dirigidos por el actual timonel de la selección nacional, Miguel Borroto, igualaron su mejor actuación histórica, quedándose a las puertas de una corona que les es esquiva desde el nacimiento del equipo, hace 48 años.

Al caer el telón —con récords de asistencia desde las semifinales—, quedó demostrado que el béisbol, a pesar de los continuos descalabros internacionales (Cuba acaba de caer del tercero al octavo lugar en el ranking mundial) y de los múltiples problemas de toda índole que enfrenta a diario en el país, se mantiene como el espectáculo preferido de la gran mayoría de los cubanos.

Atrás quedó una Serie Nacional minada por escándalos organizativos, con problemas en el transporte de peloteros y árbitros, plagada de confusiones administrativas, de carencias elementales y de directivas cambiantes, y azotada por los problemas económicos de un país en "coyuntura", donde la única solución para no detener las acciones fue jugar todos los partidos en horarios diurnos, ante la escasez de combustible para encender las luces de los estadios.

Ahora, aunque los máximos dirigentes del deporte califiquen de "éxito" la temporada, Jesús Barroso, director de la Serie, ha sido sustituido de su cargo, según sus propias palabras en una entrevista publicada en el sitio Cubadebate, aunque no se ha emitido nota oficial alguna.

"Este es un trabajo muy intenso; no estoy vencido, pero seguro que el que venga ahora lo hará mucho mejor que yo", aseguró.

Convertido en otro chivo expiatorio, el muy criticado dirigente tendrá que pagar por los errores de la Comisión Nacional de Béisbol durante estos cinco meses de calendario. Su sacrificio no es más que una movida de altos funcionarios para ganar tiempo y tratar de mejorar su posición ante la cercanía de la próxima temporada, que comenzará en abril con un nuevo experimento, pues se maneja la posibilidad de una liga de invierno, parecida a las antiguas Series Selectivas.

Los problemas actuales del deporte nacional no dependen de una persona, ni siquiera de un grupo. Radican en la estructura misma, en las bases que la sostienen, en su concepción y en la mentalidad arcaica quienes mueven los hilos, incapaces de adaptarse a los tiempos que corren.

Continue reading

Matanzas y Camagüey disputarán la final de la Serie Nacional

El camagüeyano Leslie Anderson, en un repleto estadio Latinoamericano.

Los Cocodrilos de Matanzas vencieron este miércoles a los Leñadores tuneros y consiguieron el segundo boleto en disputa para acceder a la gran final de la Serie Nacional de béisbol. Los yumurinos dominaron en una serie al mejor de cinco desafíos, al imponerse tres veces seguidas tras caer en el choque inaugural.

Con el apoyo de su afición, que desbordó el estadio Victoria de Girón, los matanceros sacaron rápido del montículo al estelar Carlos Juan Viera —considerado por muchos el mejor lanzador antillano de la actualidad—, y no pararon hasta destronar a los campeones nacionales, con marcador final de 11 por 6, tras casi cuatro horas de juego y un ataque de 14 imparables.

Los dos contratados en la Liga profesional japonesa que se encuentran en sus filas descollaron a la ofensiva. Yurisbel Gracial con sencillo y triple en cuatro oportunidades, con cuatro carreras impulsadas, y el enmascarado Ariel Martínez, con tres hits en cinco turnos.

En la lomita, el zurdo Yoanni Yera no tuvo la mejor de sus salidas, al soportar cuatro anotaciones en cinco episodios, pero recetó ocho ponches, para llegar a la marca de 1.000 en su carrera deportiva.

De esta forma, los matanceros, ocupantes de la última posición en la pasada serie, regresan a una final después de seis años de ausencia, bajo las riendas del mentor debutante Armando Ferrer, uno de los miembros de la dirección del último equipo de esa provincia que se proclamó campeón, con el nombre de Henequeneros, hace ya 29 años.

Sus rivales, los Toros camagüeyanos, estaban a la espera de conocer su adversario desde el martes, cuando contra todo pronóstico se colaron en la final, al barrer en tres partidos a los favoritos Industriales, incluyendo dos victorias en el Coloso del Cerro. Por primera vez en mucho tiempo, más de 100.000 aficionados entre ambas jornadas volvieron a repletar las gradas.

Ambas semifinales fueron recortadas a cinco juegos —y no siete— ante la premura para solicitar los visados para asistir a la Serie del Caribe en Puerto Rico, algo que al final se ha frustrado, terminando en un cruce de acusaciones entre las autoridades deportivas cubanas y el Comisionado regional.

Los partidos de las semifinales han demostrado la gran pasión que siguen sintiendo los cubanos por el béisbol, a pesar de las continuas decepciones en torneos internacionales, a la incapacidad manifiesta de sus dirigentes deportivos, y a la ausencia de las mejores estrellas, dispersas por diferentes ligas profesionales.

Los choques más recientes de la Serie Nacional han sido seguidos con tanto interés que los estadios han llegado al límite de sus capacidades, en alguna ocasión, incluso varias horas antes del comienzo de los partidos.

El próximo sábado, Toros y Cocodrilos disputarán la corona en una final inédita al mejor de siete partidos, comenzando en el terreno del Cándido González, de Camagüey.

Continue reading

Final de ‘foto finish’

Al bate, Jorge Enrique Alomá, capitán de Industriales.

En medio de una gran efervescencia beisbolera concluyó este miércoles la etapa clasificatoria de la Serie Nacional de béisbol, catalogada por muchos como la más reñida de los últimos años.

Los cuatro conjuntos clasificados se mantuvieron en vilo hasta el último out. La disputa fue tal que los Toros camagüeyanos terminaron en el primer escaño del torneo con 53 triunfos, seguidos de los otros tres contendientes, quienes concluyeron con 52 éxitos, abrazados en los puestos del dos al cuatro.

De haber caído en su último desafío los camagüeyanos, se habría producido un cuádruple empate (algo jamás visto en estas lides), y los capitalinos Industriales (quienes quedaron ubicados en la cuarta plaza por el sistema de desempate) hubieran terminado en el primer puesto.

Los Cocodrilos de Matanzas, ocupantes del segundo lugar, regresan a la postemporada tras un año de ausencia, mientras los Leñadores tuneros, vigentes campeones, entran a la fiesta como terceros, el único de todos los conjuntos que ha estado allí por tres temporadas consecutivas.

Definidas las posiciones, los pareos semifinales serán Camagüey-Industriales y Matanzas-Las Tunas, en series al mejor de cinco juegos, comenzando por dos partidos en casa de los más rezagados y tres en el terreno de los mejor ubicados, algo que ha generado polémicas entre los aficionados.

Los directivos explicaron que fue necesario hacerlo así (siempre la semifinal fue una serie de siete partidos) por la cercanía de la Serie del Caribe y la posible demora de las visas de los peloteros, ya que la sede es en Puerto Rico, territorio de los Estados Unidos.

Otra de las polémicas se ha producido por los posibles horarios de los duelos (en horas de la mañana y la tarde), algo que no sucedió ni cuando la Isla vivía el llamado “periodo especial”. No obstante, el nuevo Comisionado de la disciplina declaró hace unas horas a los medios que el tema se está analizando y no se dará una respuesta definitiva hasta los próximos días, ya que el comienzo de los cruces está previsto para el 3 de enero.

Ahora los cuatro directores de los equipos en pugna se trasladarán a la capital del país para escoger los tres refuerzos reglamentarios el próximo viernes 27, en una gala televisada nacionalmente, hecho que sin dudas puede cambiar las estructuras de los conjuntos así como su posible favoritismo, con vistas a los desafíos cruciales de principios de año.

Caído el telón de la etapa regular, quedaron oficializados los diferentes lideratos ofensivos y de picheo de la competencia. En bateo, Yordanis Samón (IND) terminó con el mayor promedio (.378), Santiago Torres (SCU) fue líder en anotadas (66), Yordanis Alarcón (LTU) en imparables conectados (129) e impulsadas (83), el ex-Grandes Ligas Erisbel Arruebarrena (MTZ) fue el máximo jonronero (19), y Yuniesky Larduet (LTU) el que más bases estafó (19).

Desde la lomita, el mejor promedio de carreras limpias lo tuvo Carlos Juan Viera (LTU) con 2.37, Yamichel Pérez (MTZ) fue el que más juegos ganó (13) y el que más lechadas propinó (3), mientras que Yariel Rodriguez (CMG) quedó de líder ponchador con 93, y Andy Rodriguez (IND) y Carlos Santana (SCU) fueron los que más juegos salvaron, con 17.

Continue reading

Llegó la semana definitoria (y todo el mundo tiene chance)

Jorge Luis Barcelán, de Industriales.

Muy interesante se muestra la tabla de posiciones de la Serie Nacional de Béisbol cuando solo le restan nueve partidos oficiales a la etapa clasificatoria.

Los Toros camagüeyanos, convertidos en el equipo sorpresa del campeonato, se han escapado tras salir victoriosos en ocho de sus últimos nueve desafíos, dejando a los otros cinco contendientes la pugna por los restantes tres boletos a la post-temporada.

Con un cuerpo de picheo que es la envidia de sus rivales, los discípulos de Miguel Borroto se han colocado a un paso de los 50 éxitos en esta campaña, prácticamente asegurando su pase a los peligrosos cruces de play-off, a comenzar en el próximo mes de enero.

Al mismo tiempo, las tres victorias seguidas de los sotaneros Elefantes de Cienfuegos y la recuperación de los Leones de Industriales, han complicado la tabla de posiciones, al punto de que solo juego y medio separa ahora a la última posición de la zona de clasificación.

En esta semana comenzarán a definirse posiciones y todo dependerá del momento competitivo en que se encuentren los conjuntos, atacados todos en algún momento por curvas de rendimiento descendentes, como es normal en estos torneos de larga duración.

Este sábado, los Cocodrilos matanceros amanecen a tres partidos de diferencia del líder, seguidos a cuatro rayitas por los Leñadores tuneros y a cuatro y medio por las Avispas santiagueras, que cierran la zona de privilegio. Sin embargo, los Elefantes van a solo un juego por detrás, y los Leones, a medio punto más.

Las estadísticas

El cansancio imperante en los equipos tras un campeonato lleno de vicisitudes —largos recorridos por carreteras en mal estado e infinidad de problemas que aquejan la psiquis de los atletas— comienza a reflejarse en las estadísticas, y en los últimos días la ofensiva colectiva ha descendido dos puntos (.297). con solo dos elencos por encima de los .300 (Cienfuegos, .304; y Matanzas, .302).

El picheo ha mejorado y ahora mismo se está permitiendo 4.30 carreras limpias por juego de nueve entradas, siendo los camagüeyanos los únicos que soportan menos de cuatro por partido (3.94), punto este que les ha permitido despuntar en las últimas jornadas.

La defensa es otro renglón que ha decaído, con un aumento de los errores en la última semana hasta llegar a 460 en casi 18.000 lances, para un promedio colectivo de .974, donde sigue destacando los matanceros, con un alto .982, aunque también han bajado en los últimos desafíos.

En cuanto a los lideratos individuales, los más interesantes son los .432 de average ofensivo que aun muestra Yordanis Samón, los 16 vuelacercas de Frederich Cepeda y las 73 impulsadas del santiaguero Edilse Silva, un trio de veteranos que se mantienen como el buen vino, al menos en el campeonato doméstico.

Desde la lomita, llama la atención el promedio de limpias del gigante cienfueguero Yasmany Insua (2.03), los 12 triunfos del refuerzo matancero Yamichel Pérez y los 85 ponches propinados por el joven camagüeyano Yariel Rodríguez.

Este sábado comenzarán nuevos enfrentamientos particulares en tres parques del país. Cienfuegos recibirá a Matanzas, el líder Camagüey enfrentará a los Industriales en su patio, y Santiago de Cuba se las verá con Las Tunas, actuales campeones nacionales.

Continue reading

Fin del simulacro de ‘democracia deportiva’, ¿qué viene ahora?

Aficionados cubanos en un partido de béisbol.

La Dirección Nacional de Béisbol anunció este lunes el fin del llamado "periodo de consultas populares" que llevó a cabo por toda la Isla con el objetivo de recoger quejas y propuestas que puedan sacar el deporte nacional del oscuro hueco donde ella misma lo ha metido.

Según el organismo, se realizaron más de 1.260 intervenciones de atletas, técnicos, directivos, árbitros y aficionados, en unas 16 reuniones a las que asistieron más de 3.540 personas, sin contar a quienes enviaron sus opiniones en unos 300 correos electrónicos.

Las autoridades deportivas dijeron que "un grupo de expertos" ya está procesando todo el material recopilado "en aras de concretar un análisis profundo, del cual saldrán las principales estrategias en torno al objetivo".

Es cierto que algunos aficionados le han hecho el juego a esta aparente "democracia deportiva", pero la gran mayoría no se han dejado engañar por esta pérdida de tiempo y recursos, que han próvido los mandamases del deporte en Cuba.

Más allá de que todos los problemas que conspiran contra el desarrollo del béisbol son harto conocidos por sus dirigentes, y han sido expresados hasta la saciedad en las redes sociales, en peñas deportivas y en los barrios cubanos durante largos años, en 2017 se hizo algo parecido, ordenado por la Asamblea Nacional, y los resultados andan archivados en alguna gaveta sin que hasta ahora nadie haya tomado medida alguna para buscar soluciones eficaces.

Por otra parte, el secretismo que ha imperado alrededor del proceso, donde en algunas provincias les han retirado los móviles a los periodistas presentes y les han prohibido hacer publicaciones de lo sucedido en las reuniones, se suma al escandaloso cierre del contrato televisivo al conocido periodista Yasel Porto, por exigir la renuncia de Higinio Vélez, presidente de la Federación Cubana de Béisbol, lo que pone en duda la transparencia y el verdadero objetivo de los dirigentes.

Con los bolsillos vacíos y el tremendo empecinamiento que impide a los responsables solicitar ayuda del exterior y reconocer como cubanos a todos aquellos nacidos en esa tierra que juegan en ligas profesionales, difícilmente este deporte podrá recobrar los bríos de antaño ni la supremacía que una vez tuvo en todas las categorías competitivas.

Los cubanos no quieren más consultas, están asqueados de reuniones, estudios prolongados y análisis con final previsible. No soportan más el mimetismo de dirigentes ineptos que se aferran a no reconocer que el deporte es un negocio, que necesita generar ganancias y separarse de una vez y por todas del Estado y de la política misma.

Continue reading

Altas tensiones en la recta final

Leslie Anderson, clave en el ascenso de los Toros de Camagüey.

Apenas restan quince partidos en el calendario regular de la Serie Nacional de Béisbol. Entonces culminará la etapa clasificatoria y se abrirán las puertas de los esperados play-offs. Quien mire la tabla de posiciones y trate de dar un pronóstico a estas alturas, solo estará saturando cuartillas y apostando a ciegas.

Calidad aparte, esta versión del campeonato ha sido una de las más reñidas de los últimos años. Tanto, que en apenas 24 horas pueden permutarse los escaños, tal y como ha sucedido en esta semana, producto de la paridad existente.

La nota de las últimas jornadas la han dado las Avispas de Santiago de Cuba, con cuatro derrotas consecutivas, para caer de la cima por primera vez desde el final de la primera etapa de la campaña. El calendario adverso (han tenido que recorrer más del doble de kilómetros que otros equipos) y la poca experiencia en partidos de este nivel de exigencia, al estar ausentes tantos años de los planos estelares, han provocado que los santiagueros hayan removido la tabla de posiciones, cediéndoles el lugar de honor a los conjuntos de Matanzas y Camagüey.

La cercanía de los Elefantes de Cienfuegos e Industriales, estos últimos a solo cuatro juegos de diferencia del primer escaño y a dos del último puesto de clasificación, lo complica todo y convertirá los escenarios de juego en verdaderos campos de batalla en esta recta final.

Por otra parte, en medio del simulacro de consultas populares que hace la Comisión Nacional por las provincias del país, sus dirigentes han comenzado un proceso de sustitución de directores de equipos no clasificados para esta fase, entre los que se encuentran Eduardo Paret (VCL), Jose Raúl Delgado (SSP), Noelvis González (HOL) y Roger Machado (CAV), creyendo en la quimera de que estas medidas solucionarán los infinitos problemas que aquejan al deporte nacional.

Estadísticas

Mientras tanto, los números colectivos se han mantenido sin cambios perceptibles, con un dominio de la ofensiva mucho más acentuado, ahora que los lanzadores comienzan a sentir el rigor de un campeonato largo, muchas veces bajo pésimas condiciones y múltiples carencias.

Colectivamente, Cienfuegos lidera el bateo con .304 de promedio, seguido de cerca por Matanzas (.303), Las Tunas (.302) y Santiago (.302).

En pitcheo, los lanzadores de Matanzas lanzan para 4.03, seguidos por los santiagueros (4.13) y los camagüeyanos (4.14); mientras en defensa, nadie se luce más que los matanceros (.984).

Individualmente, aunque solo queda un bateador por encima de la marca de .400 y son contados los lanzadores que permiten menos de tres carreras por juego de nueve entradas, se mantienen los mismos líderes de la semana pasada.

Al bate, Yordanis Samón (IND, .446), Pavel Quesada (CFG, .394) y Jefferson Delgado (MTZ, .379), quien a su vez lidera la contienda en inatrapables, con 110.

Mientras, Edilse Silva (SCU), con 14, y Frederich Cepeda, Jorge L. Peña y Yusniel Ibañez, todos con 13, comandan en jonrones. Ibañez es también el que más impulsa (68), seguido por Silva (66) y el tunero Yordanis Alarcón (62).

En OPS, sin embargo, nadie gana al otro Yordanis, Samón (1.249), a Cepeda (1.134) y al cienfueguero Pavel Quesada (1.115).

Desde la lomita, los que menos permiten son Carlos J. Viera (LTN, 2.14), Yamichel Pérez (MTZ, 2.82) y Frank Madan (CAM), 2.87). El mismo Yamichel Pérez lidera en victorias (11), seguido por el camagüeyano Frank Luis Medina (10) y Viera (10), que además es el que más poncha (77), junto a Yariel Rodríguez (CAM, 71) y Brian Chi (IND, 67).

Hoy, en el Latinoamericano, los Industriales recibirán al conjunto de Las Tunas, mientras en el Victoria de Girón los matanceros acogerán a la escuadra de Santiago, y en el 5 de Septiembre, Cienfuegos se enfrentará a Camagüey.

TABLA DE POSICIONES

Cocodrilos de Matanzas (44 y 30), Toros de Camagüey (44 y 30), Avispas de Santiago de Cuba (42 y 31, -1,5), Leñadores de Las Tunas (42 y 32, -2), Elefantes de Cienfuegos (41 y 34, -3,5), Industriales (40 y 34, -4)

Continue reading

Beisbol cubano: entre consultas estériles y un renacer capitalino

El veterano Frederich Cepeda ha motivado a los Industriales.

La Serie Nacional de Béisbol en Cuba continuó su accionar esta semana, en medio de una consulta popular convocada por sus directivos para tratar de sacar ese deporte del atolladero donde ellos mismos lo han metido a lo largo de estos últimos años.

Algunas quejas y sugerencias ya se han mandado al correo habilitado para estos fines, mientras una comitiva integrada por especialistas, periodistas y personal relacionado con el deporte nacional ha comenzado desde el extremo más oriental de la Isla a recoger opiniones, en una franca pérdida de tiempo que en nada ayudará a recobrar los bríos de antaño ni podrá hacer regresar al béisbol cubano a los planos estelares en competencias internacionales.

Las redes sociales y las peñas deportivas llevan años inundándose con propuestas loables, que una Federación dependiente del Estado y un país en medio de crisis económicas, jamás podrán llevar a cabo en medio de un sistema social improductivo y totalitario.

Sin embargo, el gran amor que sienten los habitantes de este país por el béisbol y las ansias por ver en él un motivo de orgullo nacional han despertado el optimismo de algunos, que continúan acudiendo a los estadios sumidos en sus pasiones provinciales, y se aferran a sueños de grandes regresos y épicas victorias en arenas foráneas.

Esta semana creció el interés de los aficionados cuando el capitalino Industriales (el más mediático de todos los equipos), en contra de los pronósticos, cogió oxígeno y se mantuvo con posibilidades de clasificación a la post-temporada, al salir airoso en seis de sus últimos siete desafíos para estrechar la tabla de posiciones.

La barrida ante los Toros camagüeyanos —uno de los mejores equipos del torneo— ante la presencia de sus fieles en el parque Latinoamericano, ha generado un avispero en la capital y en otras provincias, que ven en el equipo insigne de la pelota cubana un motivo para sus alegrías o frustraciones.

El paso errático de los Elefantes de Cienfuegos y los tropiezos que han tenido los Leñadores tuneros en las últimas jornadas, han creado un escenario caliente en la lucha por el cuarto boleto a los Play Off, aunque todavía restan más de 20 partidos para el final de esta etapa clasificatoria.

En las estadísticas colectivas poco ha cambiado el panorama, manteniéndose la ofensiva a la cabeza con un promedio de 299 de average y un picheo que anda por los 4.34 carreras limpias por juego, aceptando casi diez imparables (9.86) y regalando 3.70 bases por bolas por juego de nueve entradas, mientras la defensa ha continuado dentro de los parámetros normales con 381 errores en 408 desafíos (970 AVE)

TABLA DE POSICIONES

   G

    P

  Dif.

Avispas de Santiago de Cuba

   41

   26

    -

Toros de Camagüey

   40

   28

  1.5

Cocodrilos de Matanzas

   40

   28

  1.5

Leñadores de las Tunas

   39

   29

  2.5

Elefantes de Cienfuegos

   38

   31

    4

Leones de Industriales

   37

   31

  4.5

Continue reading

Nuevos escándalos empañan el regreso de los peloteros del equipo Cuba a la Serie Nacional

Edilse Silva, al mando de los cuadrangulares.

Esta semana continuaron las acciones de la Serie Nacional de Béisbol con el incentivo de la incorporación de los peloteros de la selección nacional que ocupó el décimo puesto en el torneo Premier 12 y le cantaron el primer strike en sus objetivos de lograr el boleto olímpico.

A pesar de mostrar una anémica ofensiva por tierras asiáticas, los recién llegados entraron por la puerta ancha robándose el protagonismo de los partidos y dándole un empujón a sus equipos para alcanzar victorias en el terreno.

Sin embargo, la ausencia de algunos de ellos por motivos no muy claros, la rotura de uno de los ómnibus que transporta a los atletas de Industriales y una epidemia diarreica producida por comida contaminada en uno de los hoteles donde ellos se alojan; han vuelto a empañar la competencia y a generar malestar en los aficionados.

Partidos suspendidos por estas razones, reprogramación de los juegos obligando a algunos conjuntos a dobles jornadas a plena luz del día bajo altas temperaturas creando inconformidades y disparidades, y equipos debilitados por no poder contar con sus mejores hombres, se han unido a todos los errores cometidos por los directivos en esta serie que siguen mostrándose incapaces de mantener un control y de resolver con inteligencia los problemas que se presentan por el camino.

En medio de todos estos escándalos, los Leñadores de Las Tunas aprovecharon la semana y se colaron en el cuarto puesto de la tabla de posiciones (contando con sus mejores peloteros), mientras los Cocodrilos matanceros, disminuidos por las ausencias de varias de sus principales estrellas (incluidos seis de los siete peloteros del equipo Cuba que no se han incorporado), resbalaron ante las Avispas santiagueras, dando la nota de la semana.

TABLA DE POSICIONES G P Dif.
Toros de Camagüey 39 23     -
Avispas de Santiago de Cuba 38 24    1
Cocodrilos de Matanzas 37 25    2
Leñadores de las Tunas 36 27   3.5
Elefantes de Cienfuegos 36 27   3.5
Leones de Industriales  31 30    7

La ofensiva continúa mandando en el campeonato y cuatro equipos se mantienen promediando por encima de los 300 de average, con Cienfuegos (308) y Matanzas a la cabeza (307) y un disminuido Industriales, con 280, en la última posición y 265 en esta segunda etapa.

En el picheo solo Santiago de Cuba permite menos de cuatro limpias por juego de nueve entradas (3.77), aunque en los últimos partidos ha tenido una tendencia creciente, y Cienfuegos permite ​casi cinco (4.92), mientras que los matanceros siguen liderando la defensa con un sorprendente 984 AVE, seguido de Las Tunas, con 980, muy elevados para la media de esos torneos nacionales.

En los lideratos individuales han ocurrido pocos cambios, aunque con la llegada de los "hombres fuertes" esto pudiera cambiar en los próximos días.

LÍDERES INDIVIDUALES

BATEO

AVE: Pavel Quesada (CFG) 438 AVE

Anotadas: Richel López (CFG) 52

Hits: Jefferson Delgado (MYZ) 97

Dobles: Ricardo Ramos (SCU)  20

Triples: Yorlkis Guibert (SCU)  6

Jonrones: Edilse Silva (SCU)   13

Impulsadas: Yusniel Ibáñez (CFG)  63

Bases robadas: Humberto Bravo (CMG)  13

PICHEO

PCL: Yasmany Insua (CFG)   1.84

Juegos ganados: Yasmany Insua (CFG)

                            Miguel Ángel Lastra (IND)

                            Yamichel Pérez (MTZ)       9

Lechadas: Yamichel Pérez (MTZ)   3

Juegos salvados: Carlos Santana (SCU)  14

Ponches: Carlos Juan Viera (LTU)   65

A partir de este miércoles comenzarán nuevos desafíos. Industriales viajará al Latinoamericano para recibir a Matanzas; Camagüey enfrentará a Las Tunas en el Cándido González y Cienfuegos y Santiago de Cuba chocarán en el 5 de Septiembre.

Continue reading

Paridad y regionalismo siguen apuntalando a la Serie Nacional

Edilse Silva es ahora el máximo jonronero del campeonato, con 13.

Mientras la selección cubana de béisbol que participó en el torneo Premier 12 regresaba a la Isla por la puerta de servicio sin el boleto olímpico en las manos, después de otra de sus actuaciones decepcionantes que han escandalizado el entorno beisbolero, los aficionados han vuelto a buscar refugio en la Serie Nacional, único escenario posible donde al menos un grupo de ellos pueden disfrutar de las mieles de la victoria.

Árbitros llegando tarde a los partidos y emisoras radiales imposibilitadas de transmitir por problemas con el transporte, desafíos terminados antes de las nueve entradas por oscuridad, al no poderse encender los alumbrados por problemas económicos, falta de información de los medios oficiales y desperfectos en la 
página de las estadísticas del campeonato, siguen generando polémicas y empañando esta "serie de los escándalos" que se ha mantenido viva, gracias al fuerte regionalismo que impera en el país, a la paridad de los conjuntos participantes y a ese entusiasmo innato que sienten los cubanos por este deporte.

El resurgir de Santiago de Cuba, uno de los animadores históricos de estos eventos y que lleva más de diez años sin subirse en lo más alto del podio, el regreso de Matanzas después de una campaña para el olvido, la actuación insólita de Camagüey y Cienfuegos y el descalabro de los Industriales, se han unido a la estabilidad de los tuneros, actuales campeones nacionales, para llamar las atención de la fanaticada, que no puede evitar el brote de sus pasiones provinciales.

TABLA DE POSICIONES
   G  P    DIF.
 Avispas de Santiago de Cuba  35  21  
 Toros de Camagüey  35  21     -
 Cocodrilos de Matanzas  34  22     1
 Elefantes de Cienfuegos  34  23     1.5
 Leñadores de las Tunas  33  24      2
 Leones de Industriales  29  27      6

Después de una semana ofensiva, cienfuegueros y santiagueros son los conjuntos de más elevado promedio de bateo (310 AVE), mientras estos últimos se mantienen al frente del picheo, siendo los únicos que permiten menos de cuatro carreras limpias por juego de nueve entradas (3.82 PCL) y los matanceros dominan la defensa con un espectacular 985 AVE, algo que no es común en estos campeonatos.

En el plano individual, Pavel Quesada (CFG) se mantiene de líder en average, con 436, y en OPS, con 1.204; Jefferson Delgado acumula 89 imparables; Ricardo Ramos (SCU) ha disparado 20 dobletes; el veterano Edilse Silva (SCU) es el máximo jonronero, con 13; y Yusniel Ibáñez (CFG) el que más carreras remolca con 62.

A excepción de Quesada, quien apenas tuvo una oportunidad al bate en el Premier 12 (conectó hit), ninguno de los otros "bates calientes" de la Serie fue convocado a ese evento, algo que se ​puede sumar a la larga lista de errores cometidos por los directivos para explicar el pobre bateo de la selección nacional por aquellas tierras (163 AVE).

Desde el montículo, Freddy Asiel Álvarez (MTZ) mantiene su liderato en efectividad (1.78 PCL) y en Whip (1.07); nadie ha podido alcanzar a Carlos Juan Viera (LTU) en ponches propinados (61); Miguel Ángel Lastra (IND) y Yasmany Insua (CFG) son los que más juegos ganan (nueve); y el que más salvamentos tiene es Carlos Santana (SCU), con 13.

Esta semana comenzarán nuevos duelos particulares para cerrar el primer tercio de competencia de la segunda fase. Industriales recibirá a Cienfuegos en el Latinoamericano; Las Tunas se traslada hasta el Victoria de Girón para enfrentar a Matanzas; y Santiago de Cuba y Camagüey pelearán en el Guillermón Moncada.

Continue reading
Casa Mercedes
Visit the casa that brought you this site

Casa Particular
The best Casa Particular in Old Havana
La mejor Casa Particular en Habana Vieja

Archives