Sport – Cuba – Deporte
Calendar
March 2020
M T W T F S S
« Feb    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Gracias – Thank you
Please contribute to the cost of our servers. Thank you.

Mejores peloteros cubanos en Series Nacionales: segunda base

Alfonso Urquiola.

Tras haber elegido a receptores e inicialistas, hoy seguimos con la selección de los tres mejores peloteros cubanos por posición a lo largo de las Series Nacionales, y es el turno de las segundas bases. Una elección difícil, dado el alto número de defensores de calidad que han existido en la Isla a lo largo de las últimas décadas.

Como hemos venido haciendo hasta ahora, el impacto que han tenido estos jugadores en la afición, sus dotes naturales, así como la durabilidad e integralidad, son los elementos que más pesan a la hora del veredicto.

Al escoger solo un trío, queda un sabor amargo al dejar fuera de esta lista a algunos que dejaron una impronta fuerte y que con su juego diario fueron capaces de mover multitudes y de desatar ovaciones prolongadas, pero estos tres fueron los más destacados.

Antonio Pacheco, liderazgo y constancia

Sin dudas, el mejor camarero que ha pasado jamás por Series Nacionales. Es el único pelotero cubano que ha integrado la selección nacional en todas las categorías, desde que hizo su debut con tan solo nueve años, mostrando desde edades tempranas rasgos de liderazgo en los colectivos donde militó.

Durante 22 temporadas en la máxima categoría, fue una bujía inspiradora para su equipo, Santiago de Cuba, llevando a la llamada "aplanadora" a conquistar varios campeonatos, sobre todo aquel de 2001 cuando, ya en el ocaso de su carrera —lesionado, en la banca—, salió de emergente con las bases llenas contra el gran Pedro Luis Lazo y conectó uno de los cuadrangulares más espectaculares de la historia del béisbol nacional.

Al momento de su retiro, "El tigre", como lo llamaban sus admiradores, era dueño del liderato en hits (2.356) y dobles (366), tercero en promedio ofensivo (.334), en carreras impulsadas (1.304), y décimo en vuelacercas (284).

A la defensa, Pacheco no fue segundo de nadie. A lo largo de su carrera participó en 1.139 dobles jugadas, cometiendo apenas 205 errores en 8.889 lances, para un excelente promedio entre camareros, de .977.

Como miembro del team Cuba, entre un sinnúmero de títulos a todos los niveles, destacan sus medallas doradas en las citas olímpicas de Barcelona-92 y Atlanta-96.

Juan Padilla, maestría y pasión

Padilla fue todo un maestro de la posición a lo largo de sus 17 campañas en el diamante. Uno de esos peloteros que hacía magia para atrapar la pelota, autor de innumerables jugadas espectaculares alrededor del segundo cojín.

Dueño de un pivoteo de lujo, de gran desplazamiento y de un fuerte brazo, fue además protagonista de un juego alegre y apasionado, uno de esos atletas que motivaban a los aficionados capitalinos a ir al estadio, convencidos de ver al menos una joya defensiva en cada desafío.

Su promedio defensivo de .978 (200 errores en 9.049 lances) es uno de los más altos en esa posición, si tenemos en cuenta a todos los que jugaron más de diez campañas en los clásicos nacionales.

Su tremenda defensa opaca quizás su dinámica ofensiva en el recuerdo de quienes disfrutaron de sus acciones en el terreno, pero el chico "maravilla" disparó 149 jonrones, remolcó 913 carreras y produjo 1.914 imparables, para terminar su carrera con un excelente average al bate de .307, demostrando su valía.

Alfonso Urquiola, inteligencia y caballerosidad

Elegante con el guante, rápido y explosivo, siempre fue un jugador muy inteligente en el campo de juego. La forma de posicionarse ante cada rival le ayudó mucho a cubrir terreno alrededor de la segunda base y a convertirse en un pelotero clave para su equipo de Pinar del Rio y para las selecciones cubanas durante las 19 Series Nacionales que jugó.

Con un promedio defensivo de .976 (158 errores en 6.640 lances) a lo largo de su vida deportiva, dejó también su firma en muchas jugadas espectaculares desde su época de juvenil con los equipos nacionales.

Dado que parte de su carrera transcurrió en la era del bate de madera y la pelota de poco bote, logró terminar con un average ofensivo de .286, con 89 bambinazos y 566 empujadas, y tuvo el privilegio de ser el líder de los bateadores en la primera Serie Selectiva, realizada en 1975.

Como camarero titular de la selección nacional, obtuvo la medalla de oro en cinco campeonatos mundiales, tres panamericanos y dos centroamericanos.


Go to article


Go to Source Site

[source: https://diariodecuba.com/deportes/1585085531_14498.html]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Casa Mercedes
Visit the casa that brought you this site

Casa Particular
The best Casa Particular in Old Havana
La mejor Casa Particular en Habana Vieja

Archives