Sport – Cuba – Deporte
Calendar
September 2017
M T W T F S S
« Aug    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  
Gracias – Thank you
Please contribute to the cost of our servers. Thank you.

Daily Archives: September 10, 2017

Del ayer del béisbol tunero

Del ayer del béisbol tunero

Las Tunas.- La práctica del béisbol en el territorio tunero empezó a fines del siglo XIX. Por entonces, jóvenes que estudiaban en La Habana comenzaron a jugarlo en un área cercana al centro histórico citadino.

Pero el primer juego celebrado en sus predios con la aplicación del reglamento se remonta al año 1901. Los rivales fueron un equipo integrado por miembros del ejército norteamericano de ocupación acantonado en las cercanías del parque Maceo, y otro formado por vecinos de la localidad.

No se ha podido establecer cuál de los dos se llevó el triunfo en aquel partido fundacional. Pero sí se sabe que el terreno estaba situado en el área que ocupan hoy el propio parque Maceo y el taller Victoria de Girón, antes llamado garaje Gascón.

En lo sucesivo se practicó el béisbol en otros diamantes habilitados en diferentes sitios de Victoria de las Tunas. Los estudiosos aseguran que el pionero de todos fue la llamada Glorieta de San Carlos. Esta otrora popular instalación se construyó en la década de los años 20 del pasado siglo en un área perteneciente a la hacienda La Concordia, propiedad del
norteamericano Charles Milligan, quien donó el espacio para esos menesteres.

Su lugar se localizaba donde radica hoy un centro comercial llamado La Blanquita, en la esquina que forman la avenida Camilo Cienfuegos y la calle Eddy Martínez, en el reparto Buena Vista.

Según ha investigado mi colega Juan Emilio Batista, el campo de juego estaba cercado con tablas de costanera, y contaba con una gradería de techo de zinc con capacidad para alrededor de mil personas. Durante un buen número de años, ese terreno sirvió de sede a importantes torneos, como la Copa Aldana, donde descollaron, entre otros, el lanzador puertopadrense Eleodoro Díaz y el no menos destacado Tata Solís. 

Yoyo Díaz hizo carrera en los años 20 y 30 del pasado siglo en la Liga Cubana de Invierno y en los circuitos de color de Estados Unidos. Quienes lo vieron lanzar por aquella época aseguran que poseía una velocidad de susto. Actuó por última vez desde un montículo rentado en 1934, con el equipo Cuban Star. Yoyo murió en enero de 1989.

Tata Solís, por su parte, brilló como pítcher y también como bateador. Debutó en la Liga Profesional Cubana en 1947 con el Almendares y luego con el Cienfuegos. En 1949 integró el team Cuba que participó en la Serie del Caribe. Allí derrotó al fortísimo equipo de Venezuela que puso sobre la lomita al gran Daniel Canónico.

Años después, Tata Solís jugó en Estados Unidos, Venezuela, Nicaragua y México. La Glorieta de San Carlos fue echada abajo en 1932 por un célebre ciclón. Pero el entusiasmo local por el béisbol propició la aparición de otros terrenos en sus solares, barrios y repartos.

Uno de los estadios más celebres de la época se construyó en el Reparto Santo Domingo, gracias al altruismo de un gran aficionado a la pelota nombrado José Vidal. En gesto de gratitud con su patrocinador, se le llamó desde entonces estadio Vidal. Fue, durante un buen número de años, la más importante instalación de la ciudad. Allí se formaron varias generaciones de peloteros de reconocida calidad, algunos de los cuales integraron el mejor equipo de béisbol del siglo XX tunero.

El recinto fue sede de importantes eventos y acogió a novenas formadas por atletas profesionales de la Liga Cubana de Invierno que, al terminar sus temporadas, hacían giras por el interior del país. Por la cercanía de las calles laterales, y siempre según las investigaciones de Juan Emilio Batista, el terreno del estadio Vidal tenía dimensiones muy reducidas, lo que obligaba a jugar con reglas especiales. Disponía de un graderío de madera y guano con capacidad para alrededor de 500 aficionados.

La pujanza del béisbol tunero de la época favoreció la construcción de un nuevo estadio, a instancias de un alcalde municipal de grata recordación: José Hernández Cruz, el popular Pepillo. El terreno donde se construyó -en las proximidades de la terminal de trenes- fue donado por el tunero José Velázquez, por lo cual se le comenzó a llamar Estadio Velázquez.

El financiamiento de su infraestructura se consiguió por medio del Patronato Todo por Tunas, en el que participaron instituciones, casas comerciales y fuerzas vivas de la
ciudad. Con el dinero recaudado se le levantó un muro perimetral de mampostería y se habilitó una pequeña gradería que primero tuvo cubierta de guano, luego de tejas infinitas y, finalmente, de zinc.

El terreno de juego, concebido con el home próximo a la línea de ferrocarril, tenía 340 pies por el jardín izquierdo, 360 por el derecho y unos 500 por el central, zona por la cual jamás se conectó un jonrón. El estadio Velázquez abrió sus puertas en febrero de 1945.

Desde esa fecha y hasta finales de 1958, desfiló por su terreno de juego toda una constelación de estrellas, algunas de las cuales refulgieron después con luz propia en las Grandes Ligas.
Fueron los casos de Willy Miranda, un puertopadrense de prodigiosa defensiva, considerado por muchos como el mejor torpedero cubano de todos los tiempos, quien jugó para los Yanquis de New York; de Orlando de Jesús McFarlane, destacado jardinero oriundo de la capital tunera, que durante varias temporadas vistió la franela de los Tigres de Detroit; y de Orlando Peña, un extraordinario monticulista natural de la zona rural de Santa María, todo un coloso en la nómina de los Rojos de Cincinnati.

Al triunfar la Revolución, el Primero de Enero de 1959, en la otrora ciudad de Victoria de las Tunas se creó un nuevo Patronato, cuyo objetivo fue alentar la construcción de un campo deportivo. En ese contexto comenzó a erigirse el estadio Julio Antonio Mella en la zona donde estuvo hasta entonces el estadio Velázquez.

La instalación se inauguró oficialmente el 5 de diciembre de 1959. En sus inicios tuvo una capacidad reducida. Pero una remodelación capital posterior le permitió acomodar en sus gradas a casi 15 mil espectadores. El estadio Mella ha sido anfitrión de importantes eventos, como el VI Torneo Internacional José Antonio Huelga, en 1990, además de acoger cada año a los equipos participantes en las series nacionales de béisbol.

Desde 1979, el estadio Julio Antonio Mella es la sede del equipo de la provincia, conocido en el contexto nacional como los Leñadores, y que tan buena actuación lleva en la actual contienda. Las Tunas siente orgullo por su historia beisbolera. Los jóvenes que hoy la representan no dejarán morir la tradición que otros les forjaron.

Continue reading

En audio: Elogian autoridades provinciales y nacionales papel del pueblo de Nuevitas en recuperación

Sept, 2017.- El General de Cuerpo de Ejército, Ramón Espinosa Martín, y la presidencia del Consejo de Defensa Provincial, visitaron la ciudad de Nuevitas para constatar los daños ocasionados por el huracán Irma tras su paso este viernes 8 de septiembre por la geografía local. El siguiente reportaje profundiza en las principales repercusiones de la visita.

Continue reading

En Video: Constatan autoridades de Nuevitas afectaciones por el paso del huracán Irma en el territorio

Sep, 2017.- Nuevitas fue uno de los municipios que sufrió afectaciones por los embates del huracán Irma tras su paso por el territorio camagüeyano.

Para constatar los daños las principales autoridades del municipio realizaron un recorrido por las diversas zonas de la localidad.

Con más detalles el siguiente reporte periodístico.

Continue reading
Casa Mercedes
Visit the casa that brought you this site

Casa Particular
The best Casa Particular in Old Havana
La mejor Casa Particular en Habana Vieja