Sport – Cuba – Deporte
Calendar
Gracias – Thank you
Please contribute to the cost of our servers. Thank you.

¿Cambia el deporte cubano?

Por Ronald Quiñones

Fanático de la pelota cubana.

HAVANA TIMES — Si hace apenas unas semanas se le preguntaba a cualquiera, en cualquier calle de Cuba, si el deporte cubano estaba cambiando realmente, la respuesta negativa no se hacía esperar, y a uno le daba la impresión de que quien respondía era el más famoso de los personajes de dibujos animados en la Isla, Elpidio Valdés, con su inconfundible: ¡Eso habría que verlo, compay!

Pues de golpe y porrazo parece que al final la gota colmó la copa. Sí, porque no ha sido por falta de tropezones, escapadas hollywoodescas, “bajas solicitadas” y hasta reclamos de todos los involucrados, la mayoría en los pasillos, pero algunos soltados valientemente en la cara de muchos directivos que ponían cara de disgusto cuando recibían la queja, como si les estuvieran mendigando parte de sus propios salarios.

Ahora, un poco por sorpresa para el cubano común, se ponen al fin en blanco y negro los principales reclamos de los aficionados y los propios deportistas: Libertad para contratarse en clubes foráneos, cobro total de los premios individuales y colectivos, y mejores salarios en sentido general, de acuerdo a calidad y resultados.

De entrada, solamente el atletismo, el voleibol, el judo, el boxeo, la lucha y el ajedrez gozaban de estos “privilegios”, que ascendían apenas al 15 por ciento para el atleta y el cuatro para el entrenador en los casos individuales, y en los deportes colectivos nunca pasaba del 50 por ciento, a repartir entre todos los involucrados.

En cuanto a salarios, solamente se otorgaban 300 dólares mensuales a los campeones olímpicos, 200 a los medallistas de plata y 100 a los de bronce, y 150, 100 y 50 a los de similar rango en Campeonatos Mundiales, por ese orden.

Sin embargo, aunque Félix Savón ganó tres oros olímpicos y seis mundiales, solamente cobraba por uno, y eso ahora se transforma para el caso de los activos, para que cobren cada medalla obtenida. Al momento del retiro reciben otro pago, no explicado todavía.

Mijaín López

En estos momentos muchos se preguntan cuánto ganaría entonces el luchador Mijaín López, dos veces campeón olímpico y cuatro veces mundial, con dos platas también a ese nivel. Además de las cuentas en pesos convertibles, fáciles de sacar (1400), se le sumarían tres títulos panamericanos (1250 pesos cubanos cada uno) y el pago en moneda nacional por Olimpiadas y Mundiales (unos 14000).

Evidentemente, es un salario altísimo para la media de Cuba, pero nada escandaloso si se compara con sus iguales del resto del mundo, e incluso para algunos cubanos que no reciben esos ingresos con el sudor de su frente precisamente.

Ese fin de semana el comentario colectivo en la calle versaba sobre estos temas, coincidentes como pocas veces en una cosa: SE HIZO JUSTICIA, o al menos se empieza a hacer. Aquí les van algunos criterios:

Alejandro (chofer): Me parece que hay que ser un poco más ágil. Los sombreros llegaron tan, pero tan tarde que casi no encuentran cabezas. Si seguían  cuadrados no nos iba a quedar ni un deportista de puntería.

Yuri (secretaria): Es muy buena esa decisión, estoy feliz por eso. Espero que todos los trabajadores sean remunerados también, ya que son ellos los que sustentan al país, los que tienen la carga de las principales tareas económicas y sociales.

Roberto: Creo que es muy justa la decisión, se lo merecían, ya no vamos a censurar más a los cubanos que juegan en otro béisbol, también queremos ver por televisión a nuestros peloteros cubanos jugando en el mejor béisbol del mundo. Pero que también se acuerden de los médicos, los ingenieros y profesionales de este país, también necesitamos mejorar nuestras vidas.

Alejo (médico): Yo sigo pensando que los deportistas deben estar más atrás en la cola, no hacemos nada con incidir en la inflación en un sector que no es productivo. Al final solo es un pequeño parche, que saben que genera gran alegría, pero el problema de los salarios en Cuba es tan grave que algo tenían que hacer y lo más barato es dar el chance a un pequeño sector, la mayoría del pueblo está en las mismas.

Orlando: Claro que los profesionales pueden sentir esto como menosprecio a su trabajo. Es justo, pero no deja de ser una válvula de escape para una caldera que no aguantaba más presión. Mi pregunta es: ¿El resto de los sectores tendremos que hacer lo mismo que los deportistas han venido haciendo en los últimos a?os? (Indisciplinas, deserciones, pocos resultados…)

Alexis (carpintero): Gatea antes de caminar y camina antes de correr. Ahora todo el mundo quiere que se le pague mejor. Esos deportistas llenan estadios y ese dinero es el que se destinará a sus sueldos. Yo sé que hay profesiones que aportan muchísimo a la sociedad pero no se puede solucionar todos los problemas de una vez. Esperemos que se vayan mejorando cada uno de los sectores.

LA EXPERIENCIA DE DESPAIGNE

Alfredo Despaigne tuvo un buen rendiemiento con las piratas de Campeche.

El cubano Michel Enríquez entró en la historia hace unos meses, cuando se convirtió en el primer pelotero cubano que actúa en una Liga profesional sin haber pasado al retiro. Su contrato con el club mexicano Piratas de Campeche causó gran expectativa, no solo en los dos países involucrados, sino también en buena parte del planeta.

En definitiva Enríquez no pudo brillar en suelo azteca porque se lesionó, pero detrás fueron

Alfredo Despaigne y Yordanis Samón al mismo plantel, y la historia cambió. Samón regresó a la semana porque, según los directivos, buscaban un primer bate y no un toletero de poder, como es el caso del granmense, pero su compatriota sentó pautas.

Despaigne se despidió de la Liga Mexicana de Béisbol con average de .338, al acumular 133 veces al bate, con 45 imparables (seis dobles y ocho jonrones), 24 carreras remolcadas, cuatro bases por bolas, tres robadas, OBP (porciento de embase) de .364, slugging (poder) de .564 y OPS (suma de embase y poder) de 928.

El jardinero derecho tuvo un gran impacto en México, donde fue considerado el fichaje del año pese a llegar con retraso al campeonato, y en cuanto a su remuneración económica, fue para él el 80 por ciento de lo ganado (ocho mil de los 10 mil dólares del contrato), al revés de lo que ocurría hasta el momento con el resto de los deportistas.

En Cuba no tuvo toda la divulgación que ameritaba, pero a su regreso la mayoría de los aficionados pudieron evaluar su desempeño, y en general opinar sobre la inédita experiencia.

Jesse Gómez (ingeniero informático): Ese es uno de los grandes. Ojalá que todos los peloteros cubanos tengan la oportunidad de brillar como él en cualquier liga foránea.

José Hermida: Me alegra mucho que este tipo de acuerdo se esté dando ahora, y ojalá que evite que los peloteros migren. El problema es que estoy seguro que la diferencia de salarios entre la MLB y la Liga Mexicana es tremenda, y aún para muchos peloteros seguirá siendo una tentación aunque ayude. Ojalá pare la sangría de talento.

Alfredo Carrazana (doctor): Con la MLB los tratos son diferentes, pero realmente para una persona con inteligencia como él, no le hace falta irse a la MLB. Que se incrementen los contratos a otros peloteros para el nuevo año.

Julio (profesor): Es difícil aceptar que el sentimiento Patria existe si no daban pasos como estos. Puede uno ser talentoso donde quiera y regresar nuevamente a su país, y que se le pague como es debido por su actuación donde quiera que haya estado y se le cobre un impuesto por lo ganado.

SE ABRE UNA NUEVA ERA

Criterios aparte, lo cierto es que luego de esta trascendental medida se debe marcar un antes y un después del deporte cubano.

No creo que se vaya a detener demasiado la fuga de talentos en el béisbol, pero otros deportes sí pueden sentirse más estimulados para mantenerse en Cuba, donde se hace mucho más con esa misma cantidad de dinero.

Solamente espero que no ocurra igual a 1998, cuando se autorizó al equipo nacional de voleibol a contratarse en Italia y luego se dio marcha atrás cuando algunos volvieron lesionados.

De esos casos seguramente volveremos a ver, pero si se vuelve a botar el sofá, será muy difícil recuperar el esplendor de que gozó el deporte cubano mientras duró el campo socialista. Ya estamos en otros tiempos.


Go to article


Go to Source Site

[source: http://www.havanatimes.org/sp/?p=91306]

Casa Mercedes
Visit the casa that brought you this site

Casa Particular
The best Casa Particular in Old Havana
La mejor Casa Particular en Habana Vieja